martes, 2 de mayo de 2017

El segundo tiempo empezó como terminó el primero.

Sea como fuere los colchoneros habían logrado empatar pronto y además tenían el control del partido. A partir de entonces Arona consiguió ganar línea de fondo más veces, Solano empezó a ganar más altura en ataque y tanto Zaka como Rober aparecieron con más asiduidad. El descanso llegaba en el mejor momento de los locales y estaba por ver cómo les sentaba pero ya conocían el camino para ponerse por delante.


El segundo tiempo empezó como terminó el primero. El filial rojiblanco estaba asentado en campo rival aunque los visitantes estaban bien plantados y resultaba muy complicado encontrar un espacio. Pasado el minuto cincuenta Solano realizó una de las jugadas del partido con una grandísima conducción que acabó con una falta al borde del área del Villaverde. El encargado de lanzarla fue Rubén que la tiró rasa y con fuerza, imposible para Pimpo. La afición celebraba el golazo y que en ese momento el Atlético se estaba asegurando jugar playoff.