sábado, 29 de abril de 2017

Una de las funciones de estudiar la Historia es evitar



Una de las funciones de estudiar la Historia es evitar que los errores cometidos en el pasado vuelvan a suceder nuevamente. Por tanto, para comprender mejor la realidad que aún vive el conjunto de Mestalla analizaremos el partido, ya histórico, que marcó un antes y un después en la historia valencianista.

Era 10 de diciembre de 2.016 y La Liga Santander encaraba su decimoquinta jornada, con un Valencia en pleno y total caos en el puesto 17º a 12 puntos con el Sporting de Gijón, quien cerraba la zona de descenso.

Como previa del partido de Anoeta, el técnico italiano mandó un ultimátum a la desesperada a sus jugadores. Los puso en el ojo del huracán reclamándoles "actitud, carácter, personalidad y ganas de sufrir la camiseta" entre otras cosas. Un ataque demasiado directo para una plantilla que visto lo visto en La Rosaleda, todavía adolece de todos esos problemas y no es capaz de encontrar la madurez necesaria para mostrar con regularidad un nivel mínimo de auto-exigencia.