miércoles, 26 de abril de 2017

Por su parte, Chivas parece haber recibido un abundante trago




A media semana, Pachuca fue incapaz de perforar el arco de Monarcas e igualó a ceros, en un partido donde el arquero rival fue factor determinante. En esta, tienen la obligación de dejar atrás los malos partidos y regalar una alegría a su afición. Más de un año llevan invictos como local, pero ahora el empate no basta. De no ganar, los Tuzos saldrán de zona de Liguilla y se complicarán la vida, comenzando a depender de otros resultados para obtener su calificación, que de no lograrse, podría suponer un duro revés al proyecto tuzo. La buena noticia para los hidalguenses, es que ya podrán contar con Hirving Lozano, quien se perdiera el partido anterior por suspensión.


Por su parte, Chivas parece haber recibido un abundante trago de realidad. El equipo tapatío fue destrozado por Tigres en el Volcán con marcador de 3-0, esto a media semana. Si bien no supone un golpe importante en sus aspiraciones a calificar, sí puede serlo en el estado anímico rumbo al cierre de torneo y un equipo de ese calibre no puede permitirse llegar mal a la fiesta grande. Ubicados en la segunda posición con 24 puntos, un triunfo podría llevarlos a recuperar el liderato y así imponer un golpe de autoridad a los detractores.